Calma antes de la tormenda



Ya está, conseguido, todos los trastos empaquetados y listos para llevar.
En cuestión de un par de ratos antes de ayer y ayer sábado terminamos de meter todo en cajas, terminamos de desmontar la cama y en el momento en que quitamos la cortina de la ventana grande ya si que nos invadió la sensación de que nos vamos del mini piso. Hemos pasado el fin de semana en casa de mi madre, ya era imposible estar allí sin nada en la nevera y la cama desarmada. Además así descansamos el domingo que falta nos hace.

Las últimas 24 horas y estamos fuera del piso. Marido y yo estamos mucho mas tranquilos, mas relajados que nunca sabiendo que ya nos estamos yendo, sabiendo que al fin llegó la hora y que después de dos meses y medio que sabemos que podemos irnos a un piso mas grande es hora de mudanza.

Mañana la gran aventura, todo a la furgoneta y adiós caja de cerillas (que espero que nos entre todo en la furgoneta de 18 m3, sino habrá que hacer dos viajes).

Seguiremos informando.

Comentarios

  1. Ya estaréis instalados en el piso nuevo, espero que la mudanza haya ido bien ;-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!