Todo organizado, por segunda vez.

Cuando recibí la llamada de la inmobiliaria diciéndome que se habían decidido por nosotros, la mujer no me pudo decir concretamente cuándo se iban los actuales inquilinos del piso. Como no me pudo dar fecha concreta, y tratándose de la fecha oficial de mudanzas en Suiza, para asegurarme la mudanza me había organizado todo para el 31 de marzo y el 1 de abril. 
Pedí los días libres que a mi me corresponden en la empresa para la mudanza, organicé la empresa de mudanzas y había planificado mi tiempo para que en esa fecha todo estuviera listo.
Ya estaba todo listo, solo había que meter todo en cajas e irse de aquí, con el estrés de irse del piso, dejarlo vacío, limpiarlo todo de arriba a abajo para su entrega y que viniera el siguiente inquilino en el mismo día, pero ya estaba todo organizado ajustando tiempos.

¿Si? Pues no. Resulta que la semana pasada recibí la noticia de la inmobiliaria de que podríamos hacer la recogida de llaves el día 5 de marzo y la entrada al piso el día 23 de marzo. En parte un estrés cambiarlo todo de fecha porque ya estaba todo organizado, y después de romperme la cabeza para organizarlo todo y que cuadrase resulto un poco frustrante volver a tener que comerme la sesera para que todo cuadrase. 
Lo primero que pensé es que yo esa semana ya terminaban mis vacaciones y que sería ideal poder mover mis vacaciones a una semana mas tarde y así prescindir de los dos días libres que en principio me había dado mi jefa. Gracias a que mis compañeros de trabajo son tan buenos y comprensivos pude cambiar las vacaciones con alguien, de esa forma la semana que hacemos la mudanza yo estoy de vacaciones y podemos limpiar el piso los días posteriores a dejarlo vacío. 
Menudo lío, porque no era tan solo cambiar las vacaciones sino también contactar con la empresa de mudanzas y que les viniera bien la fecha. Por suerte ya está todo cuadrado y ahora tengo una semana en marzo para terminar de meter todo en cajas, que ya tengo hecha gran parte de la tarea, y la otra semana para medir el nuevo piso y decidirnos por los muebles, que mas o menos ya sabemos lo que queremos pero dependemos de las dimensiones de las habitaciones, no sea que compremos muebles que luego no nos entran (nos vamos de una habitación a cuatro y eso hay que amueblarlo).

Después de todo el cambio de fechas y el estrés de reorganizarnos va a ser hasta mejor la nueva fecha. Lo único es que ya habíamos avisado a la empresa donde tenemos contratado el teléfono y el cambio será a partir del 1 de abril, estaremos una semana sin internet y eso supone un poco impedimento a la hora de organizarnos para la lista de muebles. Pero es lo de menos, lo que importa es que dentro de cuatro semanas le estamos diciendo adiós a nuestro piso de solteros.

Comentarios

  1. Guau! de una habitación a cuatro, vais a notar el cambio mogollón!!! Suerte en la nueva casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, nos hace falta desde hace mucho! Hemos estado cuatro años viviendo en un todo-en-uno... así que ahora nos vamos a perder en cuatro habitaciones!

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!