Cajas en la caja de cerillas


Todavía no sabemos si nos vamos a poder mudar o no a alguno de los pisos que hemos solicitado, pero se nos ha ocurrido la brillante idea de empezara  guardar en cajas todo lo que no vayamos a necesitar especialmente en el día a día como libros de arte y fotografía, juegos de la play, películas, decoración... en definitiva todos esos objetos que no son básicos para el día a día, los extras. Como mucho serán dos cajas, porque tampoco es que tengamos millones de trastos, pero al menos será trabajo que ya tengamos hecho cuando llegue el momento.

Dependiendo del contrato de alquiler, cuando uno deja el piso actual en el que está es quien se encarga también de buscar a los candidatos a siguiente inquilino, mínimo 3 ó 5 (también depende de lo especificado en el contrato). Y teniendo en cuenta que el piso es muy pequeño, tener menos cosas facilitará la visita.

Algo que me desmotiva un poco es que se de buena tinta que hay personas que llevan cuatro meses buscando piso y todavía no han conseguido ninguno. El lado positivo es que al parecer este año hay muchas mas viviendas vacías en las ciudades que el año pasado.

Espero no perder pronto la esperanza ni las ganas de buscar, al menos ya es algo haberlo puesto como meta para este año: 2015 es el año en el que salimos de nuestro mini-piso.

Os mantendré al día con la aventura.

Comentarios