Las razones de mi ausencia

He estado casi dos meses ausente, seguro que quienes me leéis de vez en cuando lo habéis notado.

Hay dos razones para mi ausencia bloggeril:
La primera, es que he estado sin ordenador. Bueno, sin ordenador no del todo porque en casa tenemos el sobremesa, pero mi portátil de uso personal murió y es desde donde suelo editar el blog, me puedo arrinconar en el sofá y estoy un poco mas a lo mío.  Se desconocen las causas de la muerte, pero creemos que haya sido el disco duro.

La segunda razón es Netflix. Para quien no sepa lo que es, Netflix es un servicio online de pago para poder ver series y películas sin necesidad de descargarlas. Bueno, pues es que este maravilloso servicio al fin ha llegado a Suiza y en esta casa de adicción a las series no hemos podido resistir la tentación. La única pequeña pega que tiene es que conectando al propio servidor con una conexión suiza el contenido para ver es bastante pobre, el servicio acaba de empezar aquí y supongo que irá mejorando; pero el truco está en instalar una extensión en el navegador web que nos permita hacer una conexión virtual desde USA o UK por ejemplo, y así se tiene acceso a montones de series y películas mas. Que por cierto, se puede pagar con Paypal, cosa muy práctica, y en cualquier momento se puede dar de baja el servicio para el mes siguiente. La verdad que es mucho mas práctico que tener que andar bajando capítulos, porque además tiene subtítulos en inglés y en el idioma en que se haya elegido en la configuración del perfil de usuario.
Dentro de una sola cuenta puede haber varios usuarios, incluso tienen la opción de crear un perfil especial para niños con contenido filtrado. 
Lo que mas me gusta es que respeta lo último visualizado. Por ejemplo, si yo estoy viendo una serie y me conecto al servicio desde otro ordenador, incluso reanuda el capítulo que se quedó a medias.

Vamos, en resumen, que a mi me ha dejado sin vida social porque al fin puedo ver esas series que me gustan de un tirón, ahora estoy con Criminal Minds. Y siendo como yo, que no me gusta demasiado la nieve ni el invierno, nos viene genial para los largos días grises en plan sofá, manta y series.
(Aprovecho desde aquí para darle las gracias a mi padre por habernos hablado de esta secta de la que ya no podremos salir jamás porque somos unos viciados a las series, gracias papá por alimentar nuestro vicio).

Lo primero se ha solucionado, gracias a que mis suegros son un amor (que de verdad, son tan buenos conmigo que no me los merezco), como regalo de cumple-navidad me han comprado un ordenador portátil nuevo. Ahora disfruto de mi MacBook Pro pantalla de retina, que es como un coche de carreras (es lo bueno que tiene comprar cacharros tan de vez en cuando, que esto es una super máquina, como lo fue mi MacBook blanquito que me compró mi padre por mi cumpleaños hace 6 años si no recuerdo mal).

Lo segundo, no se puede hacer nada por mi vicio a las series.

Así que ahora al menos tengo una de las partes solucionadas y ya vuelvo a disponer de herramienta de trabajo, y me leeréis mas a menudo otra vez.

Saludos desde Invernalia ;-)


Comentarios