Aventuritas (la odisea del peor día del año)

En realidad vaya semanita, y estamos a miércoles. Pero empezaré por el día de ayer, que es cuando empezó lo peor.
Mi marido y yo terminamos de trabajar mas o menos a la misma hora, nuestro trabajo está en la misma zona y yo salí media hora antes y quedamos en que yo me iría a casa sin esperarle, eran las 9 y media de la noche y a esas horas y con el frío no es nada divertido esperar a nadie durante media hora. Llegué a la estación y todos los trenes tenían retraso (si, en Suiza también se retrasan los trenes, no es el mundo perfecto) así que al final no me quedó otra que esperar si o si por mi marido.

Este año, mi Abo anual del transporte público incluye tres horas semanales de préstamo de coche con la empresa Mobility (mas info aquí y aquí), y como no lo había estrenado todavía y con el tren parecía que no íbamos a llegar nunca a casa decidimos volver a casa en coche. Fue genial, cogimos el coche y llegamos en seguida a casa, dejamos el coche aparcado en una de las zonas habilitadas para dejar estos coches de préstamo y vinimos a casa.

Menos mal que esta mañana (las 6 de la mañana, antes de salir de casa) me dio por mirar en las condiciones. Nuestro pensamiento fue que si uno necesita un coche en una emergencia se puede llevar el coche desde A hasta B y dejarlo en B. Pues no, el coche hay que devolverlo en A, que a mi parecer e préstamo de coche pierde su lógica, pero bueno. A todo esto yo esta mañana me fui al trabajo preocupada porque habíamos dejado el coche en el lugar incorrecto, a la vez pensando en que había quedado con mi jefe en ir unos diez minutos antes al trabajo para poner en orden un pequeño asunto, me monto en el tren y cual es mi sorpresa que me había montado en el tren que no era. Menos mal que me pude bajar en la siguiente parada, menos mal que el tren que llevaba desde allí al trabajo venía con retraso y al final llegué a tiempo (a todo esto durante el trayecto yo iba cagadita porque me había salido de la zona válida de mi abono, pensando en el coche que devolvimos en el lugar incorrecto y además rezando para no llegar tarde al trabajo y no quedar fatal con mi jefe de llegar tarde justo el día que le había dicho que iría un poco antes).

Yo trabajo de cara al público, no es como cuando uno está en una oficina y se puede escapar al pasillo o la cafetería a hacer unas llamadas personales, yo si me muevo del sitio dejo mi lugar de trabajo desatendido y dejo a los clientes tirados. Mi madre estuvo haciendo llamadas por mi a la empresa de préstamo de coches para verificar la información, y si, efectivamente el coche hay que devolverlo en su punto origen de préstamo. Y a todo esto mi marido y yo en el trabajo y la cuenta del alquiler del coche corriendo.

Bien, mi marido terminó su turno, volvió al punto B donde habíamos dejado el coche y lo llevo al punto A. Y una vez hecho esto yo estaba en la pausa y me puse en contacto personalmente con la central de la empresa para comunicar que definitivamente el coche estaba de vuelta en su punto de origen y preguntar a cuanto van a ascender los gastos (porque a parte de las horas hay que pagar penalización por no devolver el coche dentro de esas tres horas).

Aquí viene la gracia de los gastos.
Durante la noche la hora de alquiler con mi tarifa cuesta mas barato que durante el día, y eso vale hasta las 7 de la mañana. Los gastos del coste en si del préstamo son unos 33 francos. La peor parte es la penalización por tardar en devolver el coche. La primera media hora de retraso 50 francos, después cada media hora 25 francos. Y nosotros tuvimos el coche desde la 1:30 am (que es cuando finalizaban las 3 horas gratis) hasta las 12:30 del medio día de hoy, así que la cuenta asciende a unos 700 francos de factura por penalización. Menos mal que "por suerte" la empresa tiene un máximo, y al teléfono me dijo la pacienciosa mujer que como "mucho" serían unos 400 francos de gracia.

Siempre había pensado que estas cosas les pasaban a los demás, y que a mi jamás me pasarían estas cosas. Pero es que no os podéis imaginar mis nervios porque según la empresa el coche "no estaba en ninguna parte".

Hacía mucho, muchísimo tiempo que no tenía un día de estos en los que todo está al revés, uno de esos días en los que uno se pregunta por qué se ha levantado.
Lo he pasado tan mal que he estado todo el día con ganas de llorar, y para colmo cuando he salido del trabajo no podía venirme a casa tranquilamente porque hoy tenía mi clase de inglés.

Ha sido un día larguísimo, mañana solo trabajo cuatro horas y eso me consuela.

Moraleja: la próxima vez leer todo, hasta la letra pequeña, antes de utilizar un servicio de este tipo, como harían los suizos autóctonos.

Comentarios

  1. Jajajaja, joer con el cochecito! Menos mal que tenían un máximo en la empresa! A mi también me parece una putada tener que dejar el coche en el lugar de origen, todo sea dicho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que sinceramente, para mi tiene sentido que se pueda usar un coche de A hasta B y punto. Menudo día... es de esos días que con el tiempo te ríes, como con lo de la L de Dietikon Dietlikon, pero que en el momento lo pasas super mal.

      Eliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son parte de la vida de este blog.
¡¡Gracias por pasar por aquí!!