Año 2014

Dejo atrás un buen año.



Un año que me ha enseñado a ser la mejor versión de mi misma, he aprendido a ser mejor. Dejo atrás un año en el que me he dado cuenta y me he demostrado a mi misma de lo que soy capaz, incluso un año en el que ya cuando empezó me puse metas para el siguiente. Empecé el 2014 con muchas ganas y para mi termina con ganas de mucho mas.

Ha sido un año positivo, un año en el que todo el esfuerzo de los anteriores se ha visto recompensado, un año en el que al fin me puedo dar esa palmadita en el hombro y decirme lo bien que lo he hecho porque, si, estoy muy orgullosa de todo lo que he logrado y no solo en lo relativo a lo laboral.
Ha sido un año de limpieza, de simplificar mi manera de pensar, de conocerme de nuevo a mi misma, en el que se me han presentado siempre nuevos pequeños retos y los he superado con creces. 
Este año incluso me he encontrado tan bien conmigo misma que he tenido la suficiente energía como para ayudar a otras personas con pequeños gestos para mejorar un poquito su día a día. 

Este año ha tenido momentos geniales como el viaje a London, del que tanto he hablado en el blog y con el que he sido tan pesada, que considero uno de los grandes logros porque jamás pensé que reuniría el dinero para poder financiar ese viaje. Siempre ha sido una de esas ciudad que he querido visitar y este año lo he logrado. También esa escapada improvisada de fin de semana a Milano le ha dado una de las estrellas a mi 2014, y que lo mejor de todo es que haya sido todo en compañía de mi amor.

Este año me he hecho mayor, he empezado a separar la ropa por tipos y colores para lavarla a diferentes temperaturas y con diferentes detergentes. He aprendido a disfrutar de las pequeñas cosas como salir a pasear con mi marido un domingo por el bosque a llenar los pulmones de aire fresco y despejar la mente. También he aprendido a convivir con mis demonios y tenerlos controlados. He aprendido a tener mas paciencia, a no desesperar cuando las cosas no salen como y cuando uno quiere, y que siempre hay una opción alternativa para llegar a la meta, aun que el camino sea mas rocoso, al menos es mas emocionante.

Termino el 2014 con agujetas en la cara de tanto sonreír, y con la sensación de que lo mejor está por llegar. Estoy deseando saber que viajes tiene preparados el 2015, espero no estrellarme en el intento.



Comentarios