1+1=3

Unos meses después de querer simplificar y de haber simplificado, ahora todo va viento en popa, mi marido y yo nos hemos estabilizado laboralmente y que pronto saldremos de nuestro pequeño piso vuelvo a tener esa sensación de querer ampliar la familia.


Hace unos años mi plan de vida era querer tener hijos antes de los 30, pues bien, ya han llegado y los hijos todavía no. No se puede planificar todo, no se puede prever, era mas una idea general pero que al no tener nada que poder ofrecerle a la siguiente generación no queríamos arriesgar a que todo fuera catastrófico e inestable, al menos un mínimo. No es que quiera que sea perfecto ni mucho menos, tampoco es que quiera tenerlo organizado al milímetro, pero si uno quiere tener hijos tiene que tener algo que poder ofrecerles.

Esta semana lo hablábamos, y es que en cuanto tengamos un piso mas grande no dejaremos que pase mas tiempo.
Está el tema de mi posible ascenso en la empresa y quizás con un embarazo eche a perder mi crecimiento laboral, pero me he dado cuenta que mi empresa me absorbe, se queda con lo mejor de mi misma, me deja sin energía y eso que soy soldado raso, no quiero imaginarme si en algún momento llegase a tener un puesto mas alto, no tendría ni si quiera tiempo para tener hijos y no quiero que eso pase.

Así que he estado pensando sobre ello y le daré otras prioridades, no laborales, a mi vida.

Comentarios