Supervivencia

Hace casi dos meses desde mi última entrada en el blog.
Sigo viva, aun que me cuesta creerlo después de unos meses tan intensos creo que lo de la supervivencia se me está dando mejor de lo que yo creía.

Digo que sigo viva y hablo de supervivencia porque está siendo una temporada muy intensa, no paran de aparecer nuevas tareas además del mucho trabajo que estoy teniendo desde la última vez que escribí. Ahora trabajo al 100%, lo que en teoría suponen solo 4 horas mas a la semana, pero como soy adicta al trabajo y soy una persona muy entregada y muy del pensamiento "las cosas se hacen bien" siempre me quedo un ratito mas en el trabajo para terminar lo que he empezado o dejar organizado lo del día siguiente. Además de esto me han dado la noticia que quieren que sea la mano derecha del jefe, lo que ya sin serlo lo soy, y esto ha supuesto que me van añadiendo tareas poco a poco. También es que yo lo quise, después de casi dos años en el puesto estaba empezando a aburrirme un poquito de hacer siempre las mismas cosas sin aprender nada nuevo.

Es una temporada de tránsito, porque además de aceptar mas responsabilidades en el trabajo siento que me estoy haciendo mayor y estoy intentando luchar contra eso, no es que quiera luchar contra el tiempo sino con los cambios e intentar aceptarlos. Digo que siento que me hago mayor porque he notado cosas como que ya no pongo toda la ropa a lavar en la misma máquina, ahora hago separación y pongo la ropa interior a parte con jabón neutro, la ropa oscura en otra lavadora, la ropa de trabajo en otra, ropa de cama en otra lavadora. También he notado que doy prioridades a cosas que antes no daba importancia, llevo dos semanas yéndome a dormir como muy tarde a las 10 de la noche, cosa que hace un par de años me hubiera resultado deprimente y hubiera luchado con todos los medios contra quedarme dormida en el sofá, y ahora es al contrario, he aprendido a dar prioridad a mi descanso y que si me tengo que quedar un día libre en casa en pijama no pasa nada porque el cuerpo lo necesita.

Hace una semana estuve en una sesión de trabajo dedicada al desarrollo personal laboral, una sesión dirigida por psicólogos y expertos en comunicación laboral en la que pusieron bajo microscopio mis aptitudes laborales, y mi personalidad. El fin de ello es aprender a ver mis puntos fuertes y no tan fuertes, aprovechar los fuertes y mejorar lo que no se me da tan bien. Estoy esperando a que llegue una valoración por escrito para saber donde verdaderamente se esconde mi potencial. Lo que ahora mismo me viene perfecto porque personalmente también estoy en fase de desarrollo y se ajusta muy bien a esta fase.

Las cosas están empezando a ir muy bien, porque además de todo esto mi marido al fin tiene un trabajo. Es un trabajo por horas pero es una ocupación y su sueldo añadido al mío supondrá que pronto podremos salir de este pequeñito piso en que llevamos ya casi tres años y que como no nos vayamos pronto de aquí nos comerán las paredes. No es que el piso esté mal, pero para dos personas es demasiado pequeño, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que es todo la misma habitación. Es dormitorio, salón comedor y cocina todo en uno y si uno de los dos quiere poner su serie preferida o necesitamos nuestro espacio vital durante un rato es imposible porque estamos en la misma habitación.

Así que si, la supervivencia está dando sus frutos, ha habido palos muy gordos y trabajo muy duro pero todo está empezando a dar resultados positivos y muy buenos.

¡Saludos y hasta pronto!


Comentarios