Simplificar

Llevo unas semanas pensando en simplificar mi vida, empezando por el vestuario y siguiendo por los trastos en casa.

Tengo muchas camisetas de estampados, muchas de esas que tienen dibujos en la parte delantera con diseños divertidos y he estado pensando en reducir mi vestuario a camisas blancas y pantalones vaqueros, neutralizar mi aspecto lo mas posible. Y pensándolo bien esas camisetas me gustan mucho, pero hace mucho tiempo que no las uso, están en el armario olvidadas, ni si quiera en verano me las he puesto demasiado.
Quizás me esté volviendo una persona aburrida, quizás como me dijo ayer @looking4green esté en una fase de depuración espiritual, o como dice mi marido puede que después de haberlo llevado todo ya todo me resulte aburrido o poco novedoso.  Pero hay algo que no me quito de la cabeza desde hace semanas, quizás se trate de que he llegado a esa edad en la que comprendo ciertas frases de mis padres, quizás haya llegado al entendimiento de aquello que me decía mi padre cuando yo era una quinceañera de que a la hora de vestir hay que demostrar neutralidad, que las ideas políticas y los gustos de cada uno van por dentro. Si se trata de esto, si realmente se trata de que al fin he llegado a ese punto en el que comprendo aquellas palabras de mi padre, me puedo considerar una persona adulta, años atrás mi forma de verlo es que "mi padre no tenía ni idea".
Puede que al ser mas joven uno quiera demostrar a que tribu urbana pertenece y por eso nos vestimos de esa manera tan llamativa, y que según nos vamos haciendo mayores y nos rodeamos de esas personas con las que nos sentimos identificadas, esas personas con las que sabemos que podemos compartir una conversación con plena comprensión y entendimiento simplificamos nuestra manera de vestir, porque además tenemos mas clara nuestra forma de pensar, nuestra manera de ver las cosas.

Creo que me encuentro en una de esas etapas en las que siempre digo que tengo que soltar lastre, tengo que dejar ciertas cosas atrás, siempre lo he comparado con la oruga que se convierte en mariposa y deja atrás el capullo en el que hizo el proceso de transformación. Como en el año 2008, aquella vez denominé todo esto como metamorfosis y que curiosamente también tuve aquel impulso de raparme la cabeza.

Puede que un día de estos me tome mi tiempo y ponga orden en el armario. Lo que tengo que ver es que hacer con esas camisetas, me daría pena tirarlas así que quizás las guarde para llevarlas al mercado de segunda mano la próxima primavera.
Lo de los trastos de casa aun no lo tengo claro, eso se acerca mas a cambiar de estilo de vida y dejar de acumular objetos a modo de recuerdos.

Saludos y hasta la próxima.


Comentarios