Septiembre

Hoy casi le podemos decir adiós al verano, ya ayer en el último día de agosto tuvimos un día de lo mas lluvioso por estas tierras. Esta mañana he salido de casa pensando en sacar la ropa de abrigo, y eso que todavía no es ni si quiera otoño.

Ha sido un verano muy triste, gris y con tanta lluvia que casi hemos podido sustituir la bicicleta por una barca, el verano pasado casi no paramos en casa mi marido y yo, pasábamos las horas muertas tirados junto al río, nos íbamos cargados de nuestras toallas y nuestra comida en la neverita portátil, con nuestro grill y un buen libro. Aquello si que fue recargar vitaminas y energía para el frío invierno. Este año no se con que fuerzas afrontar el frío, y eso que el comienzo del otoño es una de mis épocas del año preferida con sus sombras alargadas, esa luz dorada que tanto me gusta y los árboles se llenas de amarillo y colores tostados, siempre me ha gustado mucho, incluso creo que es la época del año en la que mas salgo con mi cámara a la caza de alguna foto, siempre me he alegrado mucho pero este año me entristece que llegue todo esto.
Lo único que me alegra del invierno es que a finales de diciembre empieza mi curso de inglés, del que ya os he hablado en alguna otra ocasión, y que espero con gran emoción porque supone todo un reto para mi, volver a la escuela para volver a asimilar un idioma.

Septiembre me trae también cosas buenas, me trae fines de semana largos y me trae una semana de vacaciones en el mediterráneo de la que me alegro desde que en julio compré dos billetes de avión. 
Septiembre es también el comienzo del año fiscal en la empresa donde trabajo y es un mes de muchos cambios, de un montón de cosas nuevas y eso siempre me alegra, viene como aire fresco.

Intentaré recibirlo de la mejor forma posible y dejar en mi cabeza las cosas buenas de septiembre.

Saludos y hasta la próxima.

Comentarios