El valor de las cosas

Hace unos meses os contaba que me toca usar gafas y que sufrí un pequeño golpe de crisis antes de los 30, unas semanas después también os conté que el paso a llevar gafas supuso el cambio a visión en HD, aun hoy cuando estoy en la calle y me quito las gafas para limpiarlas me pregunto cómo he podido estar viviendo sin ellas ¡si no veo un pimiento!

Por mi trabajo estaría bien que tuviera unas segundas gafas, muchas veces me toca andar moviendo cajas en el almacén y me da miedo que un día me caiga una caja encima y adiós gafas. Además tengo muchas ganas de unas gafas de pasta negras, algo un poco mas sofisticado para el día que quiera vestirme con algo mas elegante las gafas no desentonen con el atuendo como lo hacen mis gafas de color verde oliva, que son muy serias también todo hay que decirlo pero no lucen para nada con muchas de las prendas que tengo en modo elegante.
Estuve mirando en las ópticas aquí, me probé muchas monturas hasta que di con unas que son LAS gafas, me quedan como anillo al dedo, me sorprendí incluso cuando vi la marca de la montura. Una montura negra, muy clásica pero con una línea muy fina y depurada. Me encantaron desde el primer instante, cuando me las puse mi marido y yo nos echamos una mirada diciéndonos que estas eran.
¿Problema? Su precio y mi presupuesto. Si, podría elegir algo mas ajustado a mi bolsillo, pero después de tanto buscar una montura que me guste y que además me quede tan bien como esta, hay momentos en los que simplemente hay que ser un poco egoísta, pensar en uno mismo y comprar esas gafas que tan bien nos quedan. Lo malo es que de verdad el presupuesto no da en absoluto, porque en la cartera de gastos hay otras cosas planeadas también y hay que estirarlo.

Soy de ideas fijas, me fui de la óptica con la idea de esas gafas en la cabeza. Se que en Suiza hay artículos carísimos que se encuentran en tiendas online, en España o Alemania por mucho menos precio (mismo artículo, misma marca, mismo modelo, mismo año de fabricación, el exactamente mismo producto). Conozco una tienda situada en UK, de venta online que hace envíos mundiales, que tiene unas gafas preciosas, muy vintage, muy clásicas, pero las gafas son como los zapatos que no las puedes comprar sin haberlas probado por mucho que la talla sea la misma.
En septiembre, como ya he contado, nos vamos a Valencia y ya la última vez que estuvimos por allí mi marido vino con gafas nuevas, y no solo un par sino que también les puso cristal graduado a sus gafas de sol. Así que pensé que igual podría encontrar alguna tienda que las tuviera en stock para poder hacerlas allí. Buscando encontré una tienda online que curiosamente se encuentra en Valencia, es una tienda que además de vender a particulares también distribuye a gran escala a las ópticas de la zona.
Allí las encontré y cuando vi el precio me enfadé, me enfadé por vivir en un país que infla tantísimo los precios en algunas cosas. Evidentemente las he pedido y ya están de camino por correo a casa de mis suegros.

Y este es el momento de los datos. No diré ni la marca de las gafas ni la tienda donde las he comprado. Hablaré simplemente del precio.

En la tienda donde me las probé, solo la montura, cuesta 395 francos suizos (al cambio en euros son unos 330). En la tienda de España las he comprado por 197 euros (unos 240 francos). Es una diferencia de 155 francos, para muchos no será nada, para mi es muchísimo. Y si que es cierto que 197 euros por una montura de gafas no es barato para España. Los cristales me costaban mínimo 175 francos cada uno, y eso que yo no tengo una graduación elevada ni necesito los cristales con reducción.
Pero a lo que voy es ¿Por qué el mismo artículo tiene una diferencia tal de precio? Me lo pregunto cada vez que me encuentro con un caso así, ya nos pasó hace dos inviernos con un abrigo.

Si, en Suiza los sueldos son mas altos, en España se gana menos, y quizás aquí mucha gente que se pueda permitir gastarse 395 francos en la montura de unas gafas. Muchos diréis que seguramente sea por los impuestos.... Suiza tiene el 8% del llamado IVA, España el 21% y aun así sigue siendo mas barato en España. Me pregunto si es que, además de tener que cubrir los sueldos de sus empleados, aquí en Suiza hay unos enormes impuestos de importación para los negocios. No soy economista, y tengo nulos conocimientos de como funciona el mercado, por eso me lo pregunto, por eso me frustra tantísimo saber que aquí inflan el precio en ciertas cosas.

Vuelvo a repetir que soy consciente de que el sueldo no es igual, que el nivel de vida no es el mismo, que en Suiza se gana mucho mas, si, pero también se gasta mas. También me queda claro que para una persona que en España no llega ni a los 1000 euros y tiene que pagar 600 de alquiler o de hipoteca para el piso. La montura de unas gafas que cuestan 197 euros también supone muchísimo dinero, y que no cualquiera se puede permitir ese gasto.
También es cierto que quizás la persona que te vende en Suiza unas gafas sabe un montón del tema, y que ese "servicio" también se está pagando.

Lo mas curioso es por ejemplo los cacharros tecnológicos, por llamarlos de alguna manera, cosas como teléfonos móviles, tablets, cámaras de fotos.... Todas estas cosas aquí se encuentran seguramente con una diferencia mínima de 200 - 300 euros menos que en España. Hasta ahora es el único campo de consumo que he visto que sea mas barato a diferencia de España.

Me gusta entender las cosas, conocer su por qué. Así que pido desde aquí que si hay alguien con un mínimo de conocimiento en el campo de la economía que me explique por qué hay estas diferencias de precio de un país a otro tratándose del mismo artículo.


Comentarios