Un sábado a Stuttgart

8 horas en la ciudad de Stuttgart.

Así es, el miércoles por la noche, en cuestión de diez minutos, sin darnos cuenta estábamos comprando tres billetes de tren de ida y vuelta para el mismo día a Stuttgart. Esta vez la excursión es en compañía de mi madre, así que toda una pequeña aventura turística.

Los billetes los compramos online, a través de la página de la SBB. Siempre tienen ofertas muy interesantes, también la última vez que estuvimos en Milano compramos un billete desde la web. Normalmente tienen dos tipos de oferta, una que es mas flexible que permite hacer la ida y vuelta en el tren que mas apetezca dentro de la fecha elegida, como un billete abierto, que es un poco mas cara. Y la segunda opción que suelen dar es ida y vuelta con billete cerrado, que hay que elegir la hora a la que se quiere coger el tren para viajar en esa fecha, y es un poco mas económica. Estando acostumbrados al avión, viene a ser lo mismo, porque cuando volamos también nos toca elegir el vuelo.
Una vez elegida la oferta, al añadir los pasajeros tenemos la opción de reservar un asiento fijo en el tren (que supone un pequeño añadido de 5 francos al precio final de billete) , que está muy bien si el trayecto fuera en el mismo tren, en nuestro caso no vale la pena.

En cada pasajero habrá que decir si se tiene algún tipo de descuento, ya bien el Halbtax o GA de Suiza, o la BahnCard de Alemania.
En nuestro caso nos ha salido el viaje ida y vuelta a 80 francos por pasajero.

Comprando online se pueden imprimir los billetes en casa, recibiendo un enlace al correo electrónico, pero también se pueden recoger en la ventanilla. Yo esto nunca lo he hecho porque nunca se las colas que puede haber en la estación, me parece muy práctica la opción de imprimir el billete en casa. Y aceptan muchas tarjetas para el pago en web, incluso la de PostFinance.

Este es el itinerario del viaje.
Ida. Sábado 03.05.14
07:06 Winterthur 
07:38 Schaffhausen
--
07:45 Schaffhausen
10:10 Stuttgart Hbf
Tiempo de viaje 03:04 horas.
El trayecto de Winterthur a Schaffhausen en una S-Bahn, un tren tipo a los cercanías de España, desde allí a Stuttgart en un InterCity.
Un viaje muy cómodo y tranquilo, el tren era de la competencia de la SBB y estaba todo muy limpio y sin desperfectos. Sobre todo pudimos disfrutar del tremendo paisaje que hay hasta allí, el bosque tan verde y esos campos extensos que aquí en Suiza casi no hay por la pequeña dimensión del país.

Vuelta. Sábado 03.05.14
18:18 Stuttgart Hbf
20:40 Singen
----
21:02 Singen
21:14 Schaffhausen
----
21:21 Schaffhausen
21:54 Winterthur
Tiempo de viaje 03:36 horas.
Desde Stuttgart a Schaffhausen en tren regional. Desde Schaffhausen a Winterthur en una S-Bahn.
Los trenes regionales en los que tuvimos que viajar pertenecían a la DB, sucios hasta mas no poder, parecía que hacía cinco años que no se limpiaban por dentro. Además ese día hubo fútbol, de la Bundesliga o que se yo, y la fiesta de la primavera, que yo no sabía pero es algo así como el Oktoberfest pero para dar la bienvenida a la primavera. Así que la vuelta con un tren hasta arriba de gente, que nosotros pudimos sentarnos porque llegamos 20 minutos antes al andén y el tren ya se encontraba allí, volvimos con aficionados al fútbol y gente borracha y apestando a cerveza, tan terrible hasta el punto que nuestros asientos se encontraban junto a la puerta que hay de paso entre vagones y allí hubo una persona que dejó su vómito. De haber sabido todo esto hubiéramos elegido otra fecha para nuestra excursión.
Los trenes en ambos sentidos siempre muy puntuales y pudimos coger bien las conexiones.

En cuanto a la ciudad de Stuttgart diré que me pareció muy aburrida. No se si es porque estoy acostumbrada a ciudades como Madrid y Barcelona, que me parecen apoteósicas y monumentales, pero lo único que tiene Stuttgart que me gustó es que tienen una calle principal muy grande y extensa dedicada solamente a peatones (Königstrasse, muy cerca de la estación principal), que además es la zona donde se encuentran todas las tiendas de ropa y complementos. Mirando los precios y comparándolos con los que conozco de otros países del euro no me pareció tan barato para lo que es el nivel y los sueldos de Alemania, esto me llamó mucho la atención.
El Schlossgarten también es muy bonito, está rodeado de edificios como el del teatro de la ciudad, que a quien le guste la arquitectura son impresionantes. También el Schlossplatz es un sitio muy curioso, se encuentra a la izquierda de la Königstrasse subiendo desde la estación.
Lo que no me gustó mucho es que no cafeterías, la mayoría eran Kebabs y pequeños restaurantes de comida griega, además de los típicos restaurantes de comida rápida que todos ya conocemos.

Algo muy bonito que seguro que valía la pena ver, y que no vimos es la Iglesia Evangelista Johanneskirche, junto a la laguna Feuersee. De construcción gótica entre los años 1864 y 1876, y no se encuentra muy lejos del centro.
De haber preparado un poquito el viaje en los días entes de ir, seguramente hubiéramos visto alguna cosa mas y no me hubiera parecido una ciudad aburrida. Seguramente si alguna vez repito la visita lo haré preparándola un poco mas, porque estoy segura de que Stuttgart tiene alguna cosa mas que ver además del Museo de Mercedes Benz. Y que la próxima vez haré la vuelta en menos trenes, y evitando los regionales.

Esto ha sido todo por esta vez.
Seguiremos informando.




Comentarios