Descubriendo Londres. Primer día.

Es una ciudad de la que ya estaba enamorada antes de llegar, sobre todo sus movimientos artísticos y culturales, es una ciudad con grandes influencias mundiales sobre la música y la moda y al llegar allí lo entendí todo. Se respira un ambiente distendido, ligero y sin estrés, la gente camina por la calle a lo suyo y sin agobios. Si es cierto que en las horas puntas de entrada al trabajo la gente iba con algo de prisa por llegar al tren o al autobús.
Es una ciudad donde no hay una tendencia unificada a la hora de vestir, la tendencia es que todo el mundo va vestido como quiere y con lo que le gusta, incluso la gente empleada al público. El aspecto es algo a lo que no se le da importancia. Lo mas chocante y que mas me gustó es que la gente que parecía trabajar en oficinas visten de traje pero muchos van tatuados hasta las orejas y no llevan zapatos de vestir sino zapatillas deportivas de los colores mas llamativos. No hay ningún standart establecido como puede haber en otras ciudades, por ejemplo donde yo vivo se estila la gorra plana, las bolsitas de tela a la espalda y los pantalones remangados (es la tendencia que mas se ve), en Londres no vi a nadie "repetido" ni personas que parecían salidas de un escaparate. Algo que me gustó también muchísimo es ver a personas de aparentemente diferentes religiones y nacionalidades sentadas en grupos mixtos en los parques y charlando normalmente, lo que yo conozco de mi ciudad es que los amarillos se juntan con los amarillos y miran mal a los de azul que se juntan solo con los de azul (por no dar nombres ni descripciones gráficas sobre nacionalidades). Me llevo el recuerdo de una ciudad muy open minded, además de los increíbles contrastes arquitectónicos que se pueden ver en toda la ciudad que llaman mucho la atención, edificios históricos junto a edificaciones muy nuevas, modernas y vanguardistas. 

De todos los sitios para visitar que añadimos a nuestra lista, vimos todos excepto el Baps Shri Swaminarayan Mandir y el meridiano de Greenwich, que están un poco mas apartados de la ciudad. Lo cual personalmente me alegra porque es un buen resultado a los preparativos de antes del viaje. Tampoco visitamos la tienda de los tés de Twinings ni la tienda oficial de Dr Who, pero tampoco estaban estrictamente en la lista, eran esos sitios que si daba tiempo bien, y si no nos daba tiempo tampoco pasa nada porque volveremos a Londres seguro.

Tengo que añadir que de la famosa lluvia en Londres no vimos ni una gota, tuvimos cinco días de sol espléndido y mucho calor. Lo cual hizo el viaje todavía mejor, aun que nosotros íbamos preparados para el diluvio universal. 


Primer día en Londres.

Después de llegar al hostel y descargar el equipaje (como dato, desde el London City Airport hasta el hostel, situado cerca de la parada de Hoxton, tardamos aproximadamente unos 40 min).

- Underground desde Liverpool Street hasta St. Paul's (Central Line). Paseamos por la zona de St. Paul's Cathedral, disfrutamos de un rato de sol sentados en la plaza. No vimos la catedral por dentro porque no era una visita incluida en el London Pass, y porque desde el principio dijimos que no era una de nuestras prioridades verla por dentro.

- Underground desde St. Paul's hasta Queensway (Central Line). Paseamos por Kensington Gardens, donde además estuvimos tirados literalmente al sol unas horas. Es un parque inmenso, en el que desde un extremo del parque no se ve donde termina, salvaje casi como una pradera de cualquier monte, un paraíso de paz en medio de la ciudad, un lugar de reunión y esparcimiento social. Desde allí caminamos hasta Notting Hill, subiendo la calle de las embajadas en la que esta prohibido sacar fotos. Paseamos por Portobello Road donde además de las tiendas alternativas y de antigüedades se encuentran un montón de puestos callejeros con souvenirs para turistas. 
Desde allí fuimos caminando por el parque hasta el Albert Memorial y el Royal Albert Hall, para coger el metro.




- Underground desde Knightsbridge a Westminster (Picadilly y Circle Line). Al salir de la boca del metro nos encontramos con el London Eye la emblemática torre renombrada en el año 2012 como Elizabeth Tower, la torre a la que todos llamamos Big Ben. Pasamos veloces por la zona del monasterio para visitar las Churchill War Room*, que aparecen en un capítulo de la serie Dr Who y nos hacía ilusión visitar. Nos sorprendimos para bien porque la entrada está incluida con el London Pass, que eso lo sabíamos, y nos ofrecieron gratis la audioguia en Español para la visita. Tuvimos suerte de no ser exterminados por ninguno de los enemigos de Dr Who. Por cierto, un pequeño detalle a añadir, los pasillos y espacios del recorrido son bastante pequeños y algo estrechos en algunas partes, es un bunker conservado tal cual, con lo cual sin ventanas y poca luz, no es para personas que aprecien poco este tipo de espacios reducidos.
*(Horario de apertura. 9:30 - 18, última admisión 17h.)

- Caminamos por Horse Guard Road, para atravesar el St. James's Park y por allí paseamos hasta las puertas del Buckingham Palace, una pena que la Reina no estuviera por allí para tomar un té, aquello estaba repleto de gente y seguro que no daba a basto con tanto invitado. Volvimos hasta la estación de Westminster para volver al hostel atravesando la Horse Guards Parade y la Parliament Street, pasando junto a la estatua de Churchil.






El primer día cenamos en el pub del hostel, el Translate, y nos fuimos muy temprano a dormir. Mucho London para un solo día, contando además que el vuelo salió a las 7:15am, estábamos rendidos de agotamiento.
Los gastos alimenticios del primer día: 36'86 Libras


Y éste fue el primer día.


---
Relacionado:
Preparativos para Londres (1) (2) (3) (4) (5) y consejos para viajar en avión.

Si te ha gustado esta publicación deja tu comentario y compártela en tus redes.

Comentarios